• back
  • 9.2.2-OPERACIONES DE COBERTURA-PRODUCTORES, EXPORTADORES Y PTBF

  • header SP
  • Productores, exportadores y PTBF

     
     
    Los exportadores que suscriben contratos PTBF deben tener un concepto del contrato similar al del usuario final. El exportador de arábica se compromete a entregar un tipo de café a un diferencial en relación con el contrato "C", o a entregar robusta a un diferencial contra el precio LIFFE de Londres. Existe el compromiso de la entrega y del diferencial, pero hasta que se fije el contrato no hay un compromiso firme sobre el precio. En teoría esto significa que en esta etapa ninguna parte está muy preocupada por el "precio del café" en sí: el riesgo reside ahora en la evolución de los diferenciales. Pero la situación es muy diferente para los productores, que consideran de importancia suprema el precio real del café.

    El volumen de transacciones en los mercados de futuros es enorme, y supera en mucho al comercio de café físico. El promedio de volumen de negocios diario en los futuros de Nueva York está entre 1.5 millones y 2 millones de sacos y se estima que, algunos días, cerca de tres cuartas partes del volumen total puede consistir en operaciones especulativas de corredores, empresas comerciales, fondos de productos básicos y especuladores profesionales.

    (Obsérvese sin embargo que los especuladores responden por lo general a los operadores de cobertura y toman posiciones basándose parcialmente en las tendencias percibidas en la actividad de cobertura. Los especuladores mueven el precio para ajustar sus posiciones durante el día, pero en general pueden beneficiar al operador de cobertura que ha puesto una orden y está buscando un parámetro determinado de precios. El movimiento de los precios durante el día puede aumentar la posibilidad de conseguir un buen precio de ejecución en la sala de contratación durante una sesión.)

    Los movimientos de los precios pueden representar factores del mercado físico real muy alejados del origen, especialmente para los pequeños países productores. Sería poco prudente que los productores se sintieran cómodos comprometiendo sus cosechas únicamente sobre una base PTBF, porque en realidad esto significa haberse comprometido a entregar su café a no importa qué precio.

    Los productores que venden PTBF sin ningún tipo de protección del precio deben aceptar que están perdiendo todo control sobre el precio de venta final.

    Cuando los precios ya son muy bajos, como en 2001/02, esto probablemente no importa, pero cuando los precios tienen mucha perspectiva de caer, como a fines del decenio de 1990, las ventas PTBF enteramente abiertas exponen al productor a un riesgo enorme.

    La ventaja aparente del PTBF para el productor es que, por ejemplo, al vender parte de su cosecha esperada en julio para embarque en octubre con un precio por determinar contra la posición de diciembre en Nueva York, ha ganado tiempo para fijar el precio que elija hasta el primer día de notificación (el primer día en que las notificaciones de intención de entregas adjudicadas contra la posición de futuros "spot" puede ser anunciada) a fines de noviembre. El productor venderá PTBF si en el momento de vender cree que el precio actual es demasiado bajo y si espera beneficiarse después de un precio más alto en el mismo año. "PTBF a elección del Vendedor" (Seller's call) (vea 09.02.03) no requiere que el productor haga operaciones en el mismo mercado de futuros y por consiguiente no hay ni pagos de margen ni comisiones.

    El productor debe comprender que sólo ha asegurado el diferencial de mercado y que sigue expuesto al precio real de venta hasta que se dé la orden de fijarlo. Pero por lo menos ha conseguido un destino para su café físico, lo que le permite planificar con anticipación y hacer arreglos para el control de calidad, la entrega y el embarque.

    Los productores y exportadores deberían en general tener una combinación bien equilibrada de contratos PTBF y contratos con precio firme para poder distribuir su exposición a los precios y asegurarse al mismo tiempo de que comercializan su producción coincidiendo con la cosecha o con los itinerarios de arribo.