• back
  • 7.9.6-ARBITRACIÓN-APELACIONES

  • header SP
  • Apelaciones

     
     

    Notificación y nombramiento de una junta de apelación.

    Ambas partes pueden apelar contra el laudo presentando una notificación por escrito a la otra parte y a la CTF, que debe recibirse dentro de un plazo de 30 días a partir de la fecha de publicación del laudo. La notificación a la CTF debe contener copias del laudo, el contrato, la notificación de apelación enviada a la otra parte y el depósito de costumbre para honorarios, costos y gastos.

    El Comité de Arbitración y Contratos de la CTF nombra luego la junta de apelación, formada por tres miembros para las controversias sobre calidad y por cinco miembros para todas las demás controversias. La junta decide por mayoría de votos, y el presidente ha de votar si hay empate de votos. La junta puede pedir al demandante que deposite una garantia como la considere necesaria; si no se hace este depósito dentro del plazo establecido, el laudo original será definitivo y obligatorio. Pueden presentarse por escrito objeciones a un miembro o miembros de una junta de apelación en un plazo de 14 días antes del principio de la audiencia.

    Presentación de declaraciones escritas.

    Una apelación constituye una nueva audiencia, donde se admitirán nuevas pruebas (si existen). La junta puede confirmar, variar, enmendar o descartar el laudo original, según lo considere adecuado. Ha de enviarse una declaración con los argumentos del apelante, junto con las evidencias justificativas y en ocho copias, al secretario de la CTF no más tarde de 21 días después de presentar la notificación de apelación. La falta de  presentación de estos documentos hará que el laudo sea definitivo y obligatorio. La CTF copiará la declaración y las evidencias justificativas para el acusado quien debe presentar, no más tarde de 14 días desde su recibo, una declaración en defensa propia junto con todas sus evidenvias justificativas, también en ocho copias. El apelante tiene también en este caso la última palabra para responder en un plazo de 14 días a partir del recibo. Todos estos plazos pueden ampliarse si la junta lo permite.

    Audiencia y laudo.

    La junta de apelación tendrá autoridad para realizar la arbitración del modo que considere necesario en todos los aspectos, dando a cada parte una oportunidad razonable de presentar sus argumentos y de responder a los del oponente. La junta puede adoptar procedimientos adecuados para el caso particular y para evitar retrasos y gastos innecesarios. Puede también dar las órdenes provisionales que los miembros consideren adecuadas para la protección provisional, almacenamiento, venta o eliminación de la materia tema de la arbitración. La junta puede emplear a asesores jurídicos, consejeros u otros expertos para asesorarla y estas personas pueden asistir a la audiencia. Pero las partes en la controversia sólo pueden presentarse o estar representadas en la audiencia por un asesor jurídico si así lo piden en sus declaraciones de reclamación o defensa, y solamente con la aprobación previa de la junta de apelación. La junta puede dar o negar su autorización según crea conveniente. En todo caso, los árbitros o compromisarios originales no pueden representar a ninguna de las partes.

    En un plazo razonable a partir de la fecha de la audiencia, la junta de apelación formulará por escrito y firmará un laudo razonado que, sujeto a cualquier apelación válida al Tribunal Mayor (si hay uno disponible bajo las normas de la CTF), será definitivo y obligatorio. Esta apelación sólo puede hacerse desde un punto de vista jurídico, y no porque no se está conforme con el laudo. Si el tribunal considera que hay motivos juridicos, el resultado más probable es que el laudo se remita de nuevo a la junta de apelación con instrucciones para que vuelva a considerar un aspecto específico. El laudo también declara los costos y gastos de la apelación, los honorarios que deben pagarse y qué parte es responsable de pagarlas, y la junta puede ordenar que las cantidades concedidas devenguen interés, simple o compuesto según el tipo establecido en el laudo.

    Los honorarios de arbitración se fijarán a discreción de la junta de apelación. Si el laudo no se efectua en un plazo de 30 días, la CTF puede ordenar a una de las partes que se haga cargo del laudo y pague los honorarios, costos y gastos. Si no lo hace en un plazo de 10 días, la CTF puede mediante una demanda recuperar todas las cantidades pendientes de una o de todas las partes, o deducirlas de los importes que puedan haberse depositado por adelantado.