• back
  • 7.10.8-ARBITRACIÓN-AUDIENCIA SOBRE CALIDAD, LAUDO Y APELACIÓN

  • header SP
  • Audiencia sobre calidad, Laudo y Apelación

     
     

    Hamburgo.
    La audiencia se basa en el contrato original presentado por el demandante. Si no se acuerda otra cosa, las muestras para la arbitración de café ensacado deben extraerse del 10 % del lote y deben ser selladas por ambas partes conjuntamente o por un especialista de muestras independiente y jurado. Si se trata de café embarcado a granel, se precisa una muestra sellada de 2 kg, normalmente de cada uno de los contenedores. Si los árbitros no llegan a un acuerdo, la decisión del compromisario será definitiva. En interés de la neutralidad, no se dan a conocer al compromisario las identidades de las partes hasta después de dictarse el veredicto. Si el compromisario llegara inadvertidamente a conocer la identidad del comprador, entonces  este compromisario debe retirarse, lo que obligará a celebrar una nueva audiencia. Los laudos se emiten con el certificado oficial de la Asociación y lo firman los árbitros y el compromisario.

    Bremen.
    Todos las arbitraciones son anónimas. Los árbitros no conocen la identidad de las partes y las partes no conocen la de los árbitros. Sin embargo, si el proceso así lo exige el fideicomisario puede informar a los árbitros de pormenores contractuales como los precios y el período de transporte. Las muestras selladas de arbitración deben representar por lo menos el 10 % del lote en el caso de café ensacado (con una cantidad no inferior a 100 gramos por saco, pero el muestreo puede reducirse si así lo acuerdan ambas partes). Para el café a granel se requiere una muestra sellada de 2 kgs, generalmente de cada uno de los contenedores. Las muestras deben ser extraídas y selladas por un órgano calificado (un perito juramentado en muestras) . Otras muestras pertinentes como las muestras de tipo o de lote de existencias deben ser selladas por ambas partes.

    El panel toma su decisión por mayoría simple de votos, si bien el objetivo es lograr la unanimidad. Si ésta es imposible, se considera que el laudo es el promedio de los descuentos, si se dan, propuestos por los árbitros individualmente. El laudo se asienta en el formulario B y lo firman todos los interesados. El fideicomisario asienta luego el laudo en el formulario C, lo firma y lo presenta a las partes.

    Apelaciones

    Ni las normas de Hamburgo ni las de Bremen permiten apelaciones contra laudos en arbitración sobre calidad. Los laudos son definitivos y los árbitros y el compromisario no necesitan exponer los motivos del veredicto, aunque en Bremen el fideicomisario puede dar información adicional a las partes, si los árbitros lo consideran apropiado.