• back
  • 7.9.5-ARBITRACIÓN-AUDIENCIA Y LAUDO

  • header SP
  • Audiencia y laudo

     
     

    Se notifica a ambas partes la fecha y el lugar de la audiencia. Las partes que deseen asistir en persona o que deseen estar representadas por un miembro del oficio han de presentar una notificación por escrito al árbitro que ellos nombraron o que se nombró no más tarde de siete días después de este nombramiento. No se permite la asistencia de abogados, y de hecho nadie más puede asistir sin acuerdo previo de los árbitros o del compromisario.
    Sin embargo, los árbitros o la junta de compromisarios pueden por sí mismos emplear a consejeros jurídicos, asesores u otros expertos que les asesoren, y estas personas pueden asistir a la audiencia. Los árbitros o el compromisario tendrán autoridad para realizar la arbitración del modo que consideren necesario en todos los aspectos, dando al mismo tiempo a cada parte la oportunidad razonable de exponer sus argumentos y refutar los de la parte contraria. Los árbitros y el compromisario pueden adoptar procedimientos apropiados a cada caso concreto para evitar retrasos y gastos innecesarios. También pueden dictar las órdenes provisionales que consideren adecuadas para la protección provisional, almacenamiento, venta o eliminación de la materia objeto de arbitración.

    En un plazo razonable a partir de la fecha de la audiencia, los árbitros o el compromisario pronunciarán por escrito y firmarán un laudo razonado en el formulario oficial de laudos de la CTF. El laudo, sujeto a cualquier recurso válido con arreglo a las normas de la CTF será definitivo y obligatorio. Si así se reclamó, el laudo puede ordenar que las cantidades otorgadas en él devenguen un interés, simple o compuesto, del tipo especificado en el laudo. También indicará los costos y gastos de la arbitración, los honorarios que deben pagarse y qué parte es responsable de hacerlo. Los honorarios de la arbitración quedan a discreción de los árbitros y el compromisario. Si el laudo no es aceptado en un plazo de 30 días, la CTF puede ordenar a una de las partes que se haga cargo del laudo y pague los honorarios, costos y gastos. Si esto no se cumple en un plazo de 10 días, la CTF puede recuperar mediante una demanda todas las cantidades pendientes de una o de todas las partes o deducirlas de las cantidades que puedan haberse depositado por adelantado.