• back
  • 7.9.4-ARBITRACIÓN-PROCEDIMIENTO

  • header SP
  • Procedimiento

     
     

    Incoar la arbitración en primera instancia.
    Después de incoar el procedimiento de arbitración, el demandante escoge a un miembro del grupo de árbitros de la CTF: la lista puede obtenerse en la CTF. Aunque un árbitro indique que está dispuesto a actuar en la controversia, esto no significa que se convierta en un abogado de la parte que lo o la nombró: todos los árbitros actúan de modo totalmente imparcial. Por consiguiente, la selección de árbitros deberá basarse en los conocimientos especializados que tengan. Una parte puede también pedir a la CTF que designe a un árbitro en nombre suyo.

    Se considera que ha empezado la arbitración cuando se entrega al demandado la notificación con el nombramiento del árbitro. El demandado dispone entonces de 14 días para nombrar un segundo árbitro. Si no lo hace, el demandante puede pedir a la CTF que lo haga en nombre de la otra parte, con copia al demandado. En todas las solicitudes de nombramiento de árbitros a la CTF deben figurar los siguientes elementos:

    • Datos breves sobre la controversia;
    • Los actuales honorarios de la CTF;
    • Evidencia de que se ha anunciado a la otra parte que va a incoarse la acción;
    • Una declaración en el sentido de que Londres es el lugar estipulado de arbitración;
    • El nombre del árbitro ya nombrado (si procede).

    Instrucciones.
    Una vez nombrado el grupo de árbitros y su compromisario e inscrita la arbitración en la CTF, los árbitros darán instrucciones a las partes sobre cómo se desarrollará el caso.

    Se pedirá al demandante que presente, generalmente en un plazo de 21 días o algo más, una declaración clara sobre el problema, cómo surgió y el remedio buscado. (No basta decir simplemente "Reclamo un descuento": si se reclama un descuento debe cuantificarse, por ejemplo "Se reclaman por motivos de calidad US $4 por 50 kg".)

    La declaración debe hacerse por escrito y debe estar corroborada por copias de los documentos pertinentes, incluyendo copias de comunicaciones entre las partes. Todo debe estar catalogado, enumerado y presentado en orden cronológico y enviado a los árbitros nombrados de ambas partes y a la otra parte en la controversia. Si la controversia se refiere a cuestiones de calidad, los árbitros darán instrucciones sobre la presentación de las necesarias muestras.

    Se pedirá al demandado que conteste, por escrito si el demandante así lo desea. También deben presentar toda la documentación pertinente, adecuadamente catalogada, a todos los interesados y deberán tratar específicamente las cuestiones planteadas por el demandante. En general se conceden 14 días para esta tarea: si el demandado no responde, los árbitros no tendrán más opción que informar a las partes de que el caso se juzgará sobre la base de los datos presentados por el demandante.

    Es un principio fundamental que se permita a los demandantes la última palabra, y en general se les concede de 7 a 14 días para formular comentarios sobre las alegaciones del demandado.