• back
  • 11.1.5-CALIDAD DEL CAFÉ-CALIDAD EN RELACION A LA COMERCIALIZACION - EL MERCADO IDEAL

  • header SP
  • Calidad en relacion a la comercializacion - el mercado ideal

     
     
    El problema con la búsqueda de la calidad no es solamente que la palabra en sí tiene un concepto algo nebuloso. En primer lugar, la gran mayoría de exportaciones de café a granel en el mundo están formadas por café de calidad mediana a calidad sana y comercial: se trata del café normal. En segundo lugar, el mayor esfuerzo necesario para producir una calidad superior quizás no siempre es recompensado adecuadamente; y en tercer lugar, existe ademá un comercio mundial activo y substancial con el café de calidad baja e inferior.

    La polémica sobre calidad se complica cuando se separa el café por especies o por tipo de procesamiento. Hay arábicas y robustas, beneficiados tanto por vía húmeda y seca, y cada uno con aspectos de calidad diferentes. También existe el dilema de que si el café ha dser vendido como grano entero, o tostado y molido o como café soluble. Las apariencias pueden también causar confusiones. Sería un error pensar que calidad significa sólo granos de aspecto excepcionalmente bueno (visualmente perfectos) y de gran tamaño pues los cafés de grano pequeño también pueden tener una calidad excelente. A la inversa, los granos muy grandes y visualmente perfectos pueden ocultar características de bebida muy desagradables. Por lo tanto, la búsqueda de la calidad no se limita al café superior o ejemplar.

    Esto está probablemente justificado porque no todo el mundo es capaz de producir una calidad ejemplar. En realidad hay un mercado para casi todo, desde la calidad superior cara hasta para calidades en el otro extremo de la gama. En el mercado hay lugar para casi todos aquellos que cumplan con sus obligaciones contractuales y que satisfagan adecuadamente las expectativas de calidad del mercado para el tipo de café que producen.

    Diferentes mercados tienen distintas preferencias. Por lo tanto los productores y exportadores deberían saber en dónde es probable que su café reciba la mejor acogida y, dentro de lo posible, deben adaptar la calidad a las exigencias del comprador.