• back
  • 11.8.1-CALIDAD DEL CAFÉ-LA CALIDAD NORMAL ES EL NEGOCIO PRINCIPAL

  • header SP
  • La calidad normal es el negocio principal

     
     

    La calidad básica constituye la mayor parte del comercio mundial de café. Los cafés de tipo normal son utilizados por tostadores de gran y mediano volumen. Estos tostadores tienen la obligación de mantener  sus productos en los estantes de los supermercados y en otras tiendas minoristas con el objeto de que su producto siempre este al alcance de la mano del consumidor y siempre mantenga las mismas características en términos de aspecto y sabor.
     
    Los grandes tostadores utilizan muchos millones de sacos cada año. Por razones de composición de las mezclas, de logística y de simple seguridad del suministro no pueden depender de un único origen. Por lo tanto, su exigencia principal es que el suministro sea digno de confianza, lo que significa que estos cafés puedan ser sustituidos con relativa facilidad y deban ser obtenibles de varios países.

    A fin de poder cumplir sus compromisos de entrega a largo plazo, estos tostadores también celebran contratos de compra a largo plazo, generalmente sobre la base de PTBF a elección del comprador (09.02). Estos compromisos a largo plazo significan inevitablemente que el comercio del café vende corto estos cafés y espera cubrir sus ventas más tarde. Vender corto es arriesgado en sí mismo, pero como se ha expuesto en 09, Operaciones de cobertura, la mayor parte del riesgo puede ser protegida.

    Pero vender corto un único origen (en cantidad y durante un período extenso) es extremamente arriesgado si surgen más tarde dificultades de suministro en ese pais, por lo que los comerciantes venden en cambio una "cesta" de cafés aceptables de un número determinado de orígenes diferentes. Por ejemplo, "Guatemala Prime Washed y/o El Salvador, Central Standard y/o Costa Rica, Hard Bean", contra los meses apropiados de entrega del contrato de arábica de Nueva York, el contrato "C". O bien "Uganda, Standard Grade y/o Côte d'Ivoire Grade 2" contra el contrato de robusta de la LIFFE.

    Las "cestas" representan cafés que son aceptables para el mismo fin en muchas mezclas de café tostado. Los comerciantes pueden cumplir sus compromisos de entrega suministrando uno de los tipos especificados. Como es lógico, cada embarque  sigue todavía sujeto a la aprobación final de la calidad a su llegada. Al conjugar el recurso a estas "cestas" con el sistema de entrega justo-a-tiempo y la obligación frecuentemente impuesta de que todo café no aprobado a su llegada sea sustituido inmediatamente, podría decirse que los grandes tostadores han eliminado la mayoría de sorpresas del proceso de adquisición.

    Todas, excepto el precio; pero aún en esto su objetivo principal es no pagar más de lo que paga la competencia, en lugar de buscar gangas o jugar el mercado. Los exportadores deben entender que en el proceso de compra no hay lugar para  emociones. Lo único que cuenta es el precio y el resultado.