• back
  • 11.7.1-CALIDAD DEL CAFÉ-LA IMPORTANCIA DE LA CONVERSION EN INFUSION

  • header SP
  • La importancia de la conversion en infusion

     
     
    Como se ha dicho anteriormente,la primera impresión tiene una importancia vital. Si el café verde no llega a la cámara de torrefacción, el café no se degustará nunca. Por lo tanto no tiene sentido enviar muestras que no demuestran por lo menos un esfuerzo mínimo para crear un producto presentable: el esfuerzo que se despliega dependerá del segmento de mercado que se pretende conquistar o quizá de la prima que se quiere atraer.

    Recuérde que, en principio, no hay un café intrínsecamente malo. Si un café presenta una calidad realmente baja, la causa puede detectarse generalmente en la recolección, el proceso post-cosecha, secado, almacenamiento y manipulación inadecuados.

    Es absolutamente esencial mantener normas estrictas de limpieza en todas las etapas, especialmente en el beneficio húmedo. Si se cumple esto, casi cualquier café tiene posibilidad de mostrar un grano verde presentable con una infusión en la taza por lo menos aceptable. El juicio que merezca esta infusión por parte de su comprador potencial dependerá del tipo de café y que si responde a sus preferencias y objetivos específicos. Un comprador no comprará un café que no satisfaga sus requisitos, aunque aprecie el valor que tenga. Por consiguiente, los que aspiran vender deben comprender los requisitos del segmento de mercado en el que piensan entrar.

    Si no se sabe convertir el café en infusión no se puede ser un buen exportador. Todo el café se vende para beberlo y alguien, en algún lugar, probará un café antes de que se tueste. Enviar muestras de café claramente inadecuado o hasta desagradable es una receta para el fracaso. Es indicativo de que el vendedor no conoce su propio producto, o que no le importa. Estas muestras sugieren también que el vendedor quizás embrcará café de gusto poco limpio, y muchos compradores, especialmente los pequeños, lo evitarán. Los proveedores sin experiencia constituyen un peligro potencial: si a la llegada la infusión no es buena, el café no puede ser usado. Esto causa un vacio en el suministro que debe cubierto de donde sea, y el comprador tiene que encontrar la manera de disponer del café culpable, que mientras tanto puede estar incurriendo en financiación y espacio de almacén.

    La conversión en infusión es también importante por otros motivos. Un vendedor que no puede evaluar adecuadamente la calidad de su propio café no puede tampoco valorarlo comparando su precio con el precio a que se vende el café de la competencia o de otros orígenes. Sin la conversión en infusión es casi imposible juzgar si el precio que uno pide es, digamos, demasiado alto o demasiado bajo.