• back
  • 11.9.1-CALIDAD DEL CAFÉ-ROBUSTA - LA ESPECIE

  • header SP
  • Robusta - la especie

     
     
    Coffea canephora, llamada popularmente robusta por el carácter resistente de la planta, se descubrió por primera vez en el antiguo Congo belga en los años de 1,800. Se sabe también que es nativa de los bosques tropicales situados alrededor de la media luna del Lago Victoria en Uganda. Se introdujo en el sudeste de Asia en 1900 después de que la enfermedad roya de la hoja (leaf rust) destruyera todos los cultivos de café arábica de Ceilán en 1869 y la mayoría de plantaciones de baja altura de Java en 1876. Actualmente representa entre el 30 % y el 40 % de la producción mundial. Se cultiva en el África Occidental y Central, en todo el sudeste de Asia y en partes de América del Sur, incluyendo el Brasil, donde se le conoce por Conillon.

    La planta de robusta crece como un arbusto o un árbol pequeño de hasta 10 m de alto. En general se cultiva con densidades inferiores que el arábica, por el tamaño mayor de la planta. El cafeto de robusta existe en muchas formas y variedades silvestres diferentes. Las variedades híbridas del café robusta son frecuentemente difíciles de identificar, pero se reconocen en general dos tipos principales: Erecta, formas rectas, y Nganda, o formas esparcidas.

    Robusta es una especie diploide. Es un arbusto mas grande que el cafeto de arábica y su crecimiento es robusto. El sistema de raíces de robusta aunque grande es poco profundo comparado con arábica, y la masa de raíces de alimentación está confinada a las capas superiores del suelo. Las hojas son anchas, grandes y de color verde pálido. Las flores son blancas y fragantes, y forman racimos mayores que los de arábica. Las flores se abren al séptimo u octavo día, después de recibir la lluvia. Al contrario del arábica, el robusta es autoestéril, es decir que su óvulo no puede ser fertilizado con su propio polen por lo que necesita una polinización cruzada. Las cerezas son pequeñas, pero más numerosas en cada nudo que en el arábica, varíando de 40 a 60 o más. Maduran en unos 10 u 11 meses y están generalmente a punto para la recolección dos meses más tarde que las de arábica.

    Los granos de robusta son más pequeños que los de arábica. Según sea la variedad de planta, la forma del grano es redonda, ovalada o elíptica con puntas pronunciadas. El color de los granos depende del método de procesamiento: son grises cuando se lavan y de color marrón dorado cuando se preparan con la cereza seca o un método natural de preparación. El contenido de cafeína de los granos de robusta es casi dos veces mayor que el de los granos de arábica (2 % al 2.5 % comparado con 1.1 % al 1.5 %).

    El café robusta posee varias características útiles como una gran tolerancia al patógeno de la roya de la hoja, al barrenillo blanco del tallo y a la invasión de nematodos, y tiene el potencial de dar rendimientos constantes. Por estos motivos el costo del cultivo de robusta es relativamente bajo comparado con el de la variedad arábica. Por otra parte, algunos de los atributos negativos del café robusta son la incapacidad de resistir prolongadas sequías, una recolección tardía, una estabilización tardía de los rendimientos y una calidad ligeramente inferior comparada con arábica.

    En general el cafeto de robusta es más resistente que el de arábica y crece bien a bajas alturas, en condiciones de abierta humedad, siendo el costo de producción inferior que el de la variedad arábica. En algunos países (Uganda y la India, por ejemplo) el robusta se cultiva también en alturas bastante elevadas (por encima de 1,200 m) y bajo sombreado. Estos atributos han contribuido a producir granos densos, con características de infusión mejores que las esperadas normalmente de la bebida de robusta, lo que podría ayudar a preparar cafés especiales y posiblemente cafés ejemplares.