• back
  • 4.5.1-CONTRATOS-CANTIDAD, PESOS Y ENVASADO

  • header SP
  • Cantidad, pesos y envasado

     
     
    Cantidad

    Tolerancia de embarcar 3 % más o menos del peso contratado. Aplicable a los contratos ECF y GCA. La intención es no frustrar el embarque si al llegar al puerto faltan cinco sacos de los 500 indicados. Pero la tolerancia sólo es válida si la causa escapa del control del vendedor. Si los compradores sospechan que hubo una manipulación deliberada pueden hacer una reclamación.

    Peso al embarque

    Franquicia de peso de 0.5 % del café vendido con "peso neto embarcado" en el ECC y el E.FCA.CC. Toda pérdida de peso a la llegada que supere 0.5 % debe ser rembolsada por el vendedor. Hasta fines de 1997 la tolerancia era 1 %. La cifra actual es una consecuencia directa del aumento de los embarques a granel, en el sentido de que no debería haber apenas variación si el café se embarcó correctamente en contenedores forrados y sellados. Los expedidores de café ensacado a menudo agregan una pequeña cantidad (exceden de peso) por saco para evitar reclamaciones. Los contratos modelo GCA no prevén ninguna franquicia de peso a no ser que se acuerde específicamente en el momento de concluir el contrato, en cuyo caso debe estar declarada explícitamente en el contrato.

    Prueba independiente del peso. El peso de embarque debe quedar determinado en el momento y lugar del embarque, o en el momento y el lugar del llenado si el café se carga en los contenedores de embarque en un punto del interior. En ambos casos los vendedores suministrarán pruebas independientes del peso. Esta estipulación tanto en el ECC como en el E.FCA.CC ofrece a los compradores cierta seguridad de que un contenedor en cuyo conocimiento de embarque o guía de carga figura la declaración "se ha indicado que contiene" contiene de hecho una determinada cantidad de café. Esto no modifica en ningún modo la responsabilidad del expedidor, a no ser que las partes acuerden que los pesos de embarque sean definitivos (asi con el procedimiento y las condiciones aplicables). La GCA no estipula esta condición. El requisito de suministrar pruebas independientes sobre los pesos de embarque se aplica igualmente al café que se vende con "pesos entregados".

    Supervisión por representantes de los compradores (pesadores independientes). Los compradores pueden pedirla en los contratos ECC y GCA, a condición de que notifiquen a tiempo debido y paguen los gastos. El vendedor está obligado a presentar el certificado con los documentos de embarque, pero el comprador no puede retener el pago si el vendedor no los presentara. Puede ser posible que el pesador encargado de esta vigilancia no se presente y no extienda un certificado para el exportador o que no asista al pesaje cuando se le pide que lo haga.

    Peso al desembarque

    Determinación de los pesos a la llegada. El ECC y el E.FCA.CC exigen que el pesaje (y el muestreo) tengan lugar no más tarde de 14 días civiles (15 en el de la GCA) después de la descarga en el puerto final de destino, o si surgen complicaciones imprevistas, a partir de la fecha en que la mercancía está disponible para el pesaje. Con arreglo al ECC/E.FCA.CC y el GCA, el expedidor tiene derecho a nombrar supervisores a costa suya.

    El ECC y el E.FCA.CC estipulan que a su llegada los contenedores (con café ensacado o a granel) pueden seguir transportándose a un destino del interior no más tarde de 14 días civiles transcurridos desde la fecha de la descarga final en el puerto de destino y, si el pesaje (y el muestreo) se realizan con supervisión independiente, a costa de los compradores, no más tarde de siete días civiles transcurridos desde la llegada a su destino en el interior. La lógica del uso de contenedores estriba en reducir al mínimo la manipulación y el objeto de esta cláusula es hacer posible que los destinatarios lleven el café sin manipulaciones innecesarias lo más cerca posible de su destino final, por ejemplo a la planta tostadora. (Si el café es pesado en una planta de tostado, estos pesos pueden llamarse también "pesos de fábrica".) El contrato GCA estipula que el café ensacado debe pesarse no más tarde de 15 días después de su disponibilidad en el puerto de destino (peso al desembarque) o bien no más tarde de 15 días después de la fecha de la entrega en la planta del comprador (peso en planta). El café a granel debe pesarse durante la descarga no más tarde de 21 días después de su disponibilidad en el destino final, o 21 días después de que se haya recibido el visto bueno del Gobierno de los Estados Unidos (peso en silo).

    Pero el enfoque de los contratos GCA y E.FCA.CC es bastante diferente de los contratos ECF porque estipula que el mismo contrato de la transacción debe declarar cuándo, dónde, cómo y por quién debe pesar el café para proceder a la liquidación de cuentas, es decir que las responsabilidades sobre el pesaje, incluida la relativa a los costos, deben ser especificadas en el momento de concertar el contrato. Si el café se saca del lugar estipulado de pesaje o si el tiempo límite expira antes de que tenga lugar el pesaje, se mantendrá el peso neto embarcado.

    Envasado

    ECC y E.FCA.CCdeclaran que el café se envasará en sacos sólidos de fibra uniforme y natural adecuados para la exportación y de conformidad con los requisitos legales sobre los materiales para envasar alimentos y bajo la Disposición de Desechos de la Unión Europea válidos en el momento de concertar el contrato. Esto es importante y los importadores deben saber qué tipos y calidad de sacos son aceptables, no solamente en la Unión Europea sino también en otros países.

    Hay que tener cuidado para no confundir puerto de destino con país de destino porque puede que no sean los mismos. Para leer la Directiva relativa a los envases y la disposición de envases desechados en la UE consultar www.europa.eu.int (publicación oficial EUR-Lex). Véa también el Proyecto de Código de Prácticas de Higiene para el Transporte de Alimentos de la Comisión del Codex Alimentarius en www.codexalimentarius.net y en el tópico 12.07 Control de Calidad.

    El contrato GCA estipula que los sacos de café deben fabricarse con sisal, henequén, yute, arpillera o materiales tejidos semejantes, sin forro interior ni cubierta exterior. El café a granel debe estar en un contenedor forrado con un saco especial para carga a granel. Según sea el contrato, pueden usarse también los llamados supersacos (sacos gigantes) hechos de fibra sintética. El café soluble suele embarcarse en cajas de cartón con un forro de plástico. Todas las formas de envase deben cumplir las normas sobre envases especiales para alimentos del país de destino.