• back
  • 12.9.3-CUESTIONES DEL CONTROL DE CALIDAD-EL CATADOR DE CAFÉ

  • header SP
  • El catador de café

     
     

    Casi cualquier persona puede adquirir la técnica de la catación, pero para ello se necesitan años de entrenamiento trabajando en las salas de catación de los exportadores, importadores y tostadores. Los exportadores deben comprender las preocupaciones de los tostadores y un catador de categoría tendrá experiencia sobre ambos "bandos". Comerciar un café de calidad es imposible si no se sabe catar. Es sorprendente que no todos los países productores ofrezcan a los profesionales del café cursos de formación oficial y un reconocimiento oficial.

    El primer objetivo del catador es determinar si un café es aceptable en lo que concierne el tipo y la norma. Cuanto menos compleja es la norma más fácil es aprobar un café. Pero cuando están en juego cafés mejores, lo que cuenta no es solamente la aceptabilidad sino también la comerciabilidad. El catador debe evaluar no solamente la comerciabilidad y posible utilización del café sino también su gama de precios.

    Comerciabilidad. ¿Quién puede utilizarlo? ¿Quién lo quiere? Hay que conocer los mercados y conocer a los compradores. Hay que viajar y catar la infusión con ellos.

    Precio. ¿Qué pagarán por este café? Hay que conocer la calidad que suministra la competencia. Saber qué ofrecen otros orígenes. De nuevo hay que viajar, asistir a exhibiciones comerciales, visitar a los tostadores. Solamente catando el propio café y comparándolo con el de otros se puede saber cual tiene ventaja.