• back
  • 10.6.3-EL RIESGO Y SU RELACIÓN CON EL CRÉDITO COMERCIAL-EL RIESGO SIGUE SIENDO EL RIESGO

  • header SP
  • El riesgo sigue siendo el riesgo

     
     

    Los bancos especializados en el comercio de productos básicos colocan créditos al comercio donde el riesgo es administrable, es decir, donde el colateral pueda  ser realizado y las deudas genuinas puedan ser recuperadas con relativa facilidad por intermedio de un sistema judicial razonablemente moderno y de función apropiada, de modo que los fondos así obtenidos puedan ser remitidos fuera del país.

    Las empresas comerciales internacionales coexisten bastante bien con todo esto, pero los exportadores locales enfrentan a menudo sistemas bancarios nacionales débiles que son incapaces de participar de modo sustancial en el negocio o que no quieren hacerlo. Tienen que pagar tipos más altos de interés y no pueden fácilmente o no pueden en absoluto tener un acceso directo a las finanzas internacionales. Pero los grandes bancos de productos básicos no pueden trabajar fácilmente o simplemente no pueden trabajar "en el campo" de los países productores, por lo que la financiación dentro del país requiere soluciones locales. A veces esto se consigue con la participación de un banco extranjero que llega a ser accionista de un banco local. Aún así, los bancos locales siguen siendo primaria y principalmente instituciones comerciales con límites y reglamentaciones específicas. No pueden siempre acomodar las soluciones modernas para administrar el riesgo, aunque accionistas u organismos internaciones de desarrollo les respalden o les proporciones financiación para programas específicos.

    Se ha reconocido que el riesgo sigue siendo riesgo para el vendedor y su banco hasta en el momento en que el banco obtiene los activos en cobranza (facturas, con documentos de embarque) a nombre de un comprador extranjero aprobado previamente. Aunque el banco extranjero intervenga solamente "a distancia", quizás suministrando crédito por conducto de un banco local y no directamente al prestatario, también evaluará el riesgo crediticio y el valor de toda la transacción, aún si el trato esté "completamente colaterizado", digamos mediante recibos de almacén o certificados de depósito.