• back
  • 10.2.1-EL RIESGO Y SU RELACIÓN CON EL CRÉDITO COMERCIAL-EVITAR OPERACIONES EXCESIVAS

  • header SP
  • Evitar operaciones excesivas

     
     
    Muchos suelen relacionar la administración del riesgo con la protección de los precios, pero hay muchos tipos de riesgo y diferentes maneras de administrar el riesgo. Los exportadores y operadores pueden comprar protección contra muchas formas de riesgo, con un costo dado. Pero hay muchos riesgos inherentes en el comercio del café, que solo ellos pueden "administrarlos".

    El objetivo estratégico a largo plazo de un exportador serio es comerciar de modo continuo y provechoso y conseguir una regularidad en su negocio; no busca posibles situaciones de grandes ganancias mediante maniobras especulativas que pueden poner en peligro el negocio habitual. Unas relaciones sólidas entre vendedor y cliente se basan en la confianza y la regularidad del trato comercial. Las compras periódicas mantienen los vínculos con los productores; unas ofertas y ventas periódicas ayudan a convencer a los clientes que les conviene "confiarnos" por lo menos parte de sus negocios.

    Las operaciones puramente especulativas no tienen cabida en una estrategia de este tipo, pero muchos exportadores han caído víctimas sin quererlo de mercados especulativos. Cuando los precios son bajos, a menudo es elevado el riesgo de una posible subida repentina. A la inversa, cuando los precios son muy altos el riesgo de una posible bajada repentina aumenta proporcionalmente. Esta sabiduría convencional está reforzada por un dicho antiguo pero preciso del negocio cafetero: "Cuando los precios están bajos, el café no acaba nunca de ser barato y cuando los precios están en lo alto, el café no resulta nunca demasiado caro". Dicho en otras palabras, cuando los precios altos bajan, el rebaño no compra, pero cuando los precios bajos suben la gente compra a precios altos y más allá. La consecuencia es que a menudo se acentúan las oscilaciones en ambos sentidos.

    Una posición larga especulativa en mercancías físicas a la espera de una subida de los precios precisa financiación. Si se deja que esta especulación devore la mayor parte del capital de trabajo disponible y el mercado da la vuelta - si baja -, la competencia podrá comprar y ofrecer a niveles más bajos. El dilema que se plantea entonces es el siguiente: vender con pérdidas o perder negocio y quizás incluso perder compradores, además de abrir la puerta a la competencia. Quizás el único consuelo es que, en teoría, la pérdida potencial de los titulares de posiciones largas se limita a su inversión. Pero quienes tienen posiciones cortas pueden enfrentarse con un riesgo de precio ilimitado.

    Vender en descubierto mercancías físicas en espera de una bajada de los precios no requiere en general inversión directa (al contrario de la venta en los mercados de futuros donde hay que pagar los márgenes), pero el riesgo es totalmente ilimitado. Si pasa algo inesperado, el mercado puede subir superando toda expectativa razonable. En los casos extremos puede ser imposible cubrir las ventas al descubierto a cualquier precio. Debido a que las ventas no cubiertas representan una pérdida grave,el operador se resiste a hacer más ventas, aun si los compradores están ahora dispuestos a pagar más. Esto abre de nuevo la puerta a que la competencia arrebate negocios y clientes. Peor todavía: con precios de venta más altos, habrán más pujas en el mercado local lo cual apretará más al vendedor en descubierto por ambos lados.

    ¿Un cambio rápido? El operador que decide con suficiente prontitud que el mercado se le está poniendo claramente en contra puede cubrir rápidamente sus descubiertos y seguir actuando. O en el caso inverso, puede vender existencias y además ponerse "corto". Pero sólo si puede financiar todas estas transacciones. Si no puede hacerlo, si se ha extendido demasiado con un exceso de transacciones, se le acabó la fiesta, por lo menos para esta temporada.

    En teoría se puede recurrir a la protección de precios, las operaciones de cobertura, las opciones y otros instrumentos para administrar el riesgo. Pero estos instrumentos no salvarán necesariamente a quienes abusan de ellos y que no administraron su riesgo físico o de posición.