• back
  • 10.5.1-EL RIESGO Y SU RELACIÓN CON EL CRÉDITO COMERCIAL-INTRODUCCION

  • header SP
  • Introduccion

     
     

    Cuando los bancos y otras instituciones financian el comercio de café comparten indirecta pero automáticamente todos estos riesgos. Es evidente que la evaluación del riesgo que presenta cada prestatario o tipo de operación contribuye a determinar la línea de crédito (el importe de la financiación que se ofrecerá) y qué condiciones y costos se aplicarán.

    Los bancos, además de fijar un límite para el importe de la financiación concedida también estipularán en qué circunstancias y para qué fines lo fondos pueden ser usados. Por ejemplo, los fondos destinados a comerciar con café no pueden ser usados para financiar otras operaciones.

    En general los bancos internacionales sólo financiarán el comercio del café en divisas (en la mayoría de los casos en dólares de los Estados Unidos) y bajo condiciones establecidas previamente, incluidos límites para la exposición total del prestatario a riesgos abiertos y de otra índole, y un programa predeterminado de transacciones reales. La estructura concreta del crédito dependerá en gran medida de la solvencia del prestatario individual, su balance y situación general. Sin embargo, puede decirse en general que los pequeños operadores están sujetos a controles más estrictos que las empresas sustanciales y bien conocidas. Los bancos también distinguirán claramente, y evaluarán por separado, los riesgos relativos al precio (valor) y los riesgos relativos a la mercancía física inherentes a cada operación de préstamo.

    Los bancos comerciales o de productos básicos proporcionan crédito a corto plazo para financiar transacciones, desde la compra de existencias hasta la cobranza de los réditos de la exportación. En general esto significa que el crédito se liquida solo: los fondos prestados para la compra de una cantidad determinada de café deben reembolsarse cuando se cobran los réditos de la exportación.

    El crédito compra existencias que se convierten en activos en cobranza (facturas para compradores, acompañadas normalmente por documentos de título como los documentos de embarque) que generan fondos de ingreso, los cuales compensan automáticamente el crédito original.