• back
  • 10.8.2-EL RIESGO Y SU RELACIÓN CON EL CRÉDITO COMERCIAL-RIESGO FISICO

  • header SP
  • Riesgo fisico

     
     

    Cuando se adelantan fondos contra mercancías disponibles, la mercancía financiada se la pone en prenda al prestamista como garantía de pago: se convierte en el colateral. Los bancos lo hacen tomando un derecho general de retención sobre las existencias y efectos cobrables (facturas pendientes) mediante lo cual la propiedad del usufructo es del banco hasta que todos los adelantos pendientes hayan sido reembolsados en su totalidad.

    En relaciones de longevidad los bancos pueden quedar satisfechos con esto. Pueden dejar la administración y el control físico de la mercancía en manos del prestatario, especialmente si existen garantías internacionales generales, por ejemplo de la matriz de una empresa comercial.

    Pero para los operadores pequeños, y siempre en las relaciones nuevas o relativamente recientes, los bancos desean estar seguros de que existen frenos y equilibrios adecuados. Estos controles podrían ser que la mercancía esté almacenada por empresas públicas de almacenaje que emiten certificados de depósito o recibos de almacén a nombre del banco o que entregan certificados de depósito al banco "endosados en blanco", lo que permite al banco transferirlos libremente o asumir el título. El derecho de retención del banco abarcará el cumplimiento de toda reclamación de seguro que pueda darse, puesto que toda la mercancía tiene que estar asegurada con un asegurador convenido, en condiciones que el banco considere aceptables. Aún así los bancos pueden todavía pedir garantías de seguridad adicionales.