• back
  • 8.9.6-MERCADOS DE FUTUROS-TIPOS DE ÓRDENES

  • header SP
  • Tipos de órdenes

     
     

    Una orden de precio fijo para el mismo día significa que se pide a un miembro de la bolsa que compre o venda un número determinado de lotes (contratos) para un determinado mes a un precio establecido, por ejemplo, dos lotes de café para diciembre a US$ 0,62 /lb. El contrato debe quedar formalizado durante el día en que se hizo la orden. Si es posible, el corredor comprará (venderá) a un precio inferior (superior) pero nunca a un precio superior (inferior). Esto garantiza que el cliente consiga el precio deseado si se ejecuta un contrato, pero corre el riesgo de que no conseguir un contrato si el corredor de la bolsa no puede ejecutar la orden aquel día.

    Una orden abierta con precio fijo es una orden semejante, pero las instrucciones estipulan un período indefinido de tiempo hasta que la orden sea satisfecha o cancelada por el cliente. Este tipo de orden se conoce popularmente por "buena hasta cancelada" (GTC: good till canceled).

    Una orden al mercado es una orden que da más flexibilidad al corredor y le permite suscribir un contrato al mejor precio disponible en ese momento.

    Se formulan con frecuencia órdenes diferentes, sujetas a ciertas condiciones. Por ejemplo, se puede pedir a un corredor que haga un contrato si el precio alcanza un determinado nivel. También pueden hacerse órdenes que dependen de condiciones específicas impuestas por el cliente. Son ejemplos de estas órdenes las siguientes: las que deben ejecutarse solamente en la apertura o cierre del mercado; las que deben ejecutarse dentro de un determinado período de tiempo. (Las órdenes deben aguardar su turno cuando el mercado se abre y se cierra y por consiguiente no todas se ejecutan al mismo precio, especialmente cuando el volumen de operaciones es grande en un mercado activo. Si se estipula un precio, la orden puede no ejecutarse si el precio no se alcanza, o si se supera.)

    Las órdenes al mercado y las órdenes de precio fijo para el mismo día son las más comunes, pero también se formulan órdenes para responder a las exigencias de los clientes. Los clientes que siguen de cerca los movimientos de la bolsa revisan sus órdenes según la evolución del mercado. Los que siguen menos de cerca los movimientos de cada hora del mercado generalmente formulan órdenes abiertas u órdenes sujetas a determinadas condiciones. Por ejemplo, una orden de pérdidas limitadas (stop-loss), que entra en acción tan pronto se llega a un nivel predeterminado de precios, limita las pérdidas del cliente según el precio al que se ejecute la orden. Otorgar condiciones más generalizadas a la orden da al corredor mayor flexibilidad para reaccionar a cambios en el mercado y deja en sus manos la decisión final.